Neuropsicopedagogía

psicologia_En esta especialidad convergen la neurología, la pedagogía, la psicología y la educación, y es útil para establecer el patrón de las capacidades a través de la evaluación conductual, cognitiva y funcional.

Se basa en el Modelo de Diagnóstico e Intervención Humanista – Estratégico (Timoneda, C., Pérez, F. (2006)). Este modelo entiende que una conducta o comportamiento problemático es el síntoma, y que su origen se encuentra en los procesos emocionales o cognitivos. Es importante tener una valoración de estos dos procesos para poder realizar un diagnóstico y dar paso a la intervención.

El diagnóstico nos servirá para interpretar la situación y entender qué papel juegan las creencias, valores, prejuicios, normas, etc., y así tener una primera hipótesis sobre lo que está pasando y de cómo un individuo vive su propia realidad.

Este modelo ayuda a guiar a la persona para que pueda realizar los CAMBIOS, conseguir los OBJETIVOS deseados, potenciar sus RECURSOS y, de esta manera, afrontar cualquier situación. Es primordial poder cambiar las creencias que sustentan los Comportamientos Enmascaradores.

Trabajo con la Teoría de los Comportamientos Enmascaradores (Timoneda, C., Pérez, F. (1999)). Nos ayuda a interpretar lo que pasa a nivel emocional, ya que las conductas están determinadas por lo que sentimos y no tanto por lo que pensamos.

Todo lo que sentimos en las experiencias vividas desde el nacimiento nos ayuda a configurar nuestra autoimagen, la cual será más negativa o positiva dependiendo de la interpretación que hayamos realizado.

Pondremos en marcha más conductas de defensa si hemos sentido que hemos tenido vivencias dolorosas, ya que nuestra imagen será negativa. Estas conductas de defensa son protectoras e inconscientes.

Nuestro consciente busca razonamientos lógicos para explicar este comportamiento defensivo. Estos razonamientos lógicos se basan en creencias aprendidas, con las cuales se enmascara el malestar inconsciente. Como la causa es inconsciente, es necesario buscar caminos que no se basen en la lógica consciente para llegar al origen del problema y poder solucionarlo. Mediante el tratamiento se tratara de encontrar los recursos necesarios para ello.

Utilizaremos recursos de comunicación indirecta, dando importancia al lenguaje corporal, ya que es el medio por el cual el inconsciente se manifiesta.